AGONÍA

 

 

 

 

 

Siento tristeza en el alma
contemplando tu agonía,
gobernada por dementes
que te humillan a porfía.

Siento un dolor infinito
que me corroe las entrañas,
observando a españoles
como reniegan de España.

Me embarga una pena inmensa
viendo a la gente impasible,
que ante afrentas y desaires,
siguen su vida insensible.

Me dan ganas de llorar,
España, madre sagrada,
cuando contemplo tu enseña
quemada y vilipendiada.

¡Madre de veinte naciones!
¡Durante siglos, grandiosa!
¿Por qué, cuando despertabas,
vuelven a hundirte en la fosa...?

España, tierra querida,
vergel de hermosa belleza.
¡Malas mentes hoy te rigen,
llenas de odio y bajeza!

Se han perdido los valores
de libertad y justicia,
y falsean hasta tu historia
con inaudita malicia.

Y así se inventan agravios,
y hechos diferenciales,
recordando viejos pleitos
y olvidando lealtades.

¡Amo tanto tus rincones,
desde Creus a Punta Umbría,
que al ver como te destrozan,
lloro por ti, Patria mía...!

© Antonio Pardal Rivas

 Compartir 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER