MI ANDALUCIA

 

 

 

 

 

 

Hay un lugar en mi Andalucía
en que las rosas florecen y el ave gorjea,
donde el olor a azahar, cual dulce ambrosía,
de intenso, marea.

Discurre el agua por acequias moras,
bajando lenta por suaves cañadas,
que en noches de ensueño, al llegar la aurora,
suenan a cascadas.

Es tal la hermosura de este rinconcito
que me duele el alma de saberlo mío,
es mi paraíso, tranquilo y bendito,
lejos del gentío.

Aquí es donde quiero terminar mis días,
muy cerca del mar, mi otro gran amado.
En paz, olvidado, en sus cercanías,
con él a mi lado.

Este vergel mío, en tierra escondida,
lo guardo muy oculto de ajenas miradas,
es la recompensa de toda una vida
ya casi acabada...

Solo lo comparto con un ser querido,
ese ser tan bueno a quien tanto amo,
el que a mi verita, fiel, ha recorrido
mi último tramo.

¡Bendita la tierra que Dios me ofreció!
¡Bendita su gente, bendita su luz!
¡Bendito el orgullo que mi alma sintió,
de ser andaluz!

Y cuando me vaya al reposo eterno
entre los vergeles de esta patria mía,
quiero que me acoja con amor materno,
..mi Andalucía...
usticia...

© Antonio Pardal Rivas

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER