ALZHEIMER, alejandrino

 

 

 

 

 

 

 

Cuando el tiempo me obligue a doblar la cabeza,
y a pesar de mirarte, tu dulzura no vea.
Cuando ya un ser humano mi persona no sea...
Cuando, ignaro, mi cuerpo se mueva con torpeza.

Cuando tiemblen mis manos sin rozar tu belleza,
y mi voz ya no sepa transmitirte una idea,
olvidando que fuiste mi adorable azalea...
Cuando mi alma, cansada, se muera de tristeza.

Cuando ya ni siquiera me acuerde de tu nombre.
Cuando llegue a olvidar nuestra vida pasada.
Cuando solo persista en mi cuerpo su faz...

Nunca olvides los años en que yo fuí tu hombre.
Ten presente aquel tiempo en que fuiste mi amada,
y concédeme, cielo, el reposo y la paz...


© Antonio Pardal Rivas

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER