ORACION PARA LA CUARESMA DEL 2004

 

 

 

 

 


Dios infinito que estás en el Cielo.
Dios bondadoso que ves mi oración.
Dale a las almas tu paz y consuelo.
Mira su angustia y ten compasión.

Tú que viviste predicando amor.
Tú que trajiste del Cielo la luz.
Cúranos pronto nuestro gran dolor.
Líbranos, Padre, de esta inmensa cruz.

Es que la tierra está llena de espanto.
Es que la gente se muere de pena.
Es que no entienden ya tanta maldad.

Ven, te lo ruego, y alivia este llanto.
Ven a sanar esta amarga condena.
Vuelve a enseñarnos lo que es Caridad

© Antonio Pardal Rivas.

Marzo 2004.

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER