TERROR

 

 

 

 

 


El sol se ha perdido y nos cubre el frío.
Un sordo tronar de averno restalla.
Una nube negra embarga el ambiente,
y el orbe se cubre de olor a metralla.

Deambulan los seres de acá para allá.
Monstruos y dragones invaden el cielo.
Circulan fantasmas manchados de sangre,
y aves carroñeras van cubriendo el suelo.

Ya nadie es hermano, ni padre, ni amigo.
Es tiempo de miedo, tristeza y pavor.
Una inmensa tumba enterró los sueños,
Y solo nos queda angustia y terror.

Una noche eterna barrunta en la tierra.
Las sombras invaden los campos sin flor.
Un daño infinito muy cerca se cierne.
¡El hombre ha olvidado lo que era el amor...!

 

© Antonio Pardal Rivas

11-marzo-2004

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER