MI NIÑA

 

 

 

 

 

 


Y la niña bonita se sonreía.
¡La niña más bonita del mundo entero!
Y con sus ojos garzos va y me decía:
Niño de piel morena, ¡Como te quiero!

Y yo muy suavemente le acariciaba
su carita de rosa, su rubio pelo,
sus manos de paloma, su lindo talle
y rozaba mimoso su suave seno.

Y la niña, azorada, se sonreía
abriendo su camisa de terciopelo,
en el prado florido, junto al arroyo,
dejándome besarle su lindo pecho.

Y así pasaba el tiempo, sin darnos cuanta
de que el sol se marchaba con paso lento
y en la noche estrellada de luna nueva
su cuerpo era mi cuerpo, que estaba dentro.

Su boca era mi boca, su piel la mía,
y míos sus pezones de caramelo.
Y sus manos, su vientre, sus muslos albos
que movía despacio, junto a mi sexo.

Y la niña bonita ahora gemía
en la noche sin luna y de cielo negro,
al sentir en el prado, junto al arroyo
mi cuerpo entre sus muslos, dentro, muy dentro...

 

© Antonio Pardal Rivas

17-2-09

Compartir










































 

 


VOLVER