GITANA

 

 

 

 

 

 


 

Niña.

¿Por qué sigues encerrá
pasando caló en tu casa
ensimismá en tu tristeza
y no vienes a la playa?

¿Por qué das esos suspiros
que a mí me parten el alma
y aguantas estas calores
y no te vas a la playa?

Toas tus amigas se han ido
camino Matalascaña.
¿Por qué te quedas tan sola
sin disfrutá de la playa?

¿Será acaso algún mocito
el que te apena la cara
y al no poder olvidarlo
te encierras sola en tu casa?

No entiendo que por un payo
que te desprecia, gitana,
te importe poco aguantá
las calores de Triana.

¡Vente conmigo en mi buga
a Rota o Valdelagrana,
que no quiero que estés triste
porque no me da la gana,

que las playas de mi Cai
son las mejores de España!
¡Y con tal de verte alegre,
yo te llevo hasta Chiclana!

Y cuando estemos allí,
gozando sus aguas calmas...
¡Yo te juro por mi mare
que tú nunca más te acharas!

Que al lao deste calé,
gitano de pura raza,
vas a ser la faraona
y reina de nuestra casta.

¡Olvidate del mal payo!
¡Que se vaya con su paya!
Y alegra esa cara linda
orgullo de nuestra raza...

 

© Antonio Pardal Rivas

10-08-08

Compartir

 










































 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



VOLVER