ANHELO

 

 

 

 

 

 

 

Anhelame cual yo te estoy soñando,
recuerdame, pues yo a ti no te olvido.
Y piensa cuando mires a la luna
que yo también la miro.

Si el pecho se te ahoga de tristeza
y evocas los antiguos días idos
eleva hacia la luna tu mirada
que yo allí estoy contigo.

Si lloras y contemplas entre lágrimas
el mar junto al que alegres nos unimos,
escucha atentamente su oleaje,
que lleva mis suspiros.

Que yo también suspiro recordando
los días en que ambos nos tuvimos
y muero lentamente, igual que tú,
al ver que te he perdido.



© Antonio Pardal Rivas

28-05-08


Compartir


































VOLVER