EL TAPIZ

 

 

 

 

 

 


Cuando nada te haga sonreir,
ni recorran las lágrimas tu cara.
Cuando nada parezca cosa rara
y falte una emoción que compartir.

Cuando ceda tu afán de competir,
perdiendo la ilusión. Cuando tu vara
de medir el amor pudra la escara
y cese tu deseo de vivir.

No atribules tu mente pretendiendo
volver a preocuparte por las cosas
que en un tiempo te hicieron ser feliz.

No te afecte ya el rayo ni su estruendo.
Ni el aroma de sándalos o rosas.
Ya pronto va a cerrarse el gran tapiz.

© Antonio Pardal Rivas

27-04-08

Compartir

























 

 

 

 




VOLVER