VENDRÁS

 

 

 

 

 

 


Vendrás desde muy lejos a encontrarme,
cruzando mil regatos y cañadas,
buscando en mis veredas y vaguadas,
el sitio en el que habrás de acariciarme.

Y yo a ti me daré, sin demorarme,
seguro que hallarás en mis moradas
las tibias y escondidas pinceladas
que guardan de mi vida humilde adarme.

Llegado ineludible el suave viento,
mis pasos marcharán con sumo anhelo
al sitio donde fluye tu camino.

Y dulce marcará tu fresco aliento
el halo de mi paz y mi consuelo...
Aquel que soñó siempre mi destino...

 

© Antonio Pardal Rivas

13-02-08

Compartir
































VOLVER