QUISIERA...

 

 

 

 

 

 

 

Iría acumulando los minutos,
los días, las semanas y las horas,
que ahora desperdicio al no tenerte
y paso tristemente siempre a solas.

Haría con el tiempo un rebujito
colmado de momentos desolados,
desechos de una vida que no es vida,
carente del calor que dan tus brazos.

Y luego, cuando al fin marchase lejos,
al sitio donde ya no existe nada,
podría utilizar esos ahorros
besando con amor tu linda cara.

¡Son tantos los instantes que ahora pierdo
al no poder vivirlos junto a ti,
que siento que mi pecho se estremece
pues esta soledad ya no es vivir!

¡Quisiera aprovechar ahora que puedo
el tiempo tan escaso que me queda
libando la dulzura de tus labios
cual bálsamo que cure mi tristeza!

Mas sé que lo que quiero es imposible
y lloro silencioso en esta alcoba
con lágrimas que bañan la nostalgia
de un tiempo que mi pecho aún añora

.

© Antonio Pardal Rivas

15-01-08

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER