REFLEXIONES

 

 

 

 

 

 



¡Es mi amor tan inmenso, tan inmenso...!
¡Tan grande es el amor que a mí me embarga
que no puedo aguantar tamaña carga
y me siento morir de amor intenso!.

Mi dolor no soporta lo que pienso
cruzando esta vereda dura y larga,
plagada de oquedades. Tan amarga,
que me encuentro salvándola indefenso.

¿Donde puedo dejar este bagaje
que a mi pecho que espera desespera,
cansado de este cruel peregrinaje?

Ya de amor me achicharro en esta hoguera
vislumbrando el final de este pasaje
donde aguarda tu Amor trás la escollera.

© Antonio Pardal Rivas

7-11-07

Compartir


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER