A MI HIJO

 

 

 

 

 

 

 


Protégeme hasta el fin de mi existencia
pues pronto habré de hallarme desvalido.
No olvides cuanto siempre te he querido
y cuida mis desgarros con paciencia.

Cercana al fin mi triste decadencia
mi cuerpo se marchita consumido,
temiéndole a un final, despavorido,
carente de tu amor y tu presencia.

Mi vida se ha quemado de quererte
envuelta por las llamas de este fuego
que abrasa mis entrañas solo al verte.

Ayúdame, hijo mío, te lo ruego,
que tiemblo de pensar sólo en perderte
y vivo ya carente de sosiego.

© Antonio Pardal Rivas

31-08-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER