EL RELICARIO

 

 

 

 

 

 

 


Si digo que te quiero con locura
me respondes que tú me quieres más.
Y pienso para mí, ¿tú qué sabrás
del amor que me abrasa y me tortura?

No dudo que me quieres con ternura
y que nunca de amarme dejarás,
mas te miro y pregunto lo que harás
cuando marche a habitar mi sepultura.

Si me quieres de un modo tan ardiente,
¿Dejarás a mi cuerpo solitario
bajo piedra de marmol reluciente?

Yo, loco, marcharía voluntario,
a darte compañía eternamente,
muriendo junto a ti en tu relicario.

© Antonio Pardal Rivas

10-05-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER