VENUS ANDALUZA

 

 

 

 

 

 

 

 

Negro azabache ilumina tus ojos.
Leve tu risa contagia alegría.
Bella es tu voz de tan dulce armonía
que me conforta de espinas y abrojos.

Muero al fundirme con tus labios rojos,
grato panal que rebosa ambrosía,
preso y cautivo de tal brujería
que cicatriza mis penas y enojos.

Eres mi tierna y radiante azucena,
pues tu candor y mimosa ternura
es talismán que a mi pecho enajena.

Ciñe mi cuerpo con suave atadura.
Únceme a ti con liviana cadena,
junto por siempre a tu dulce hermosura.



© Antonio Pardal Rivas

14-04-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER