EL SILENCIO DEL POETA

 

 

 

 

 

Poeta, ¿Qué te pasa?, ¿Por qué lloras?
¿Por qué miras tan fijo a las estrellas?
¿Es que abajo no quedan cosas bellas?
¿Tan amarga es la tierra donde moras?

¿Qué te impulsa a gemir a todas horas?
¿No te agradan del hombre sus querellas?
¿Ni la marca en la tierra de sus huellas?
No silencies tu pecho en las auroras,

pues bien sé que un poeta que enmudece
es igual que un jardín que no da flores
o un rosal que sin savia ya no crece.

Si el poeta no canta sus amores
es que algo terrible lo enloquece
y roba de sus sueños los colores



© Antonio Pardal Rivas

28-03-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER