ESPAÑA

 

 

 

 

 



No me mires con ojos de enemigo
que mi pecho se quiebra en cruel sollozo
partido en mil pedazos, trozo a trozo
si sufro, lacerante, tal castigo.

No me prives de estar siempre contigo
y sentir a tu lado el alborozo
de ondular bajo el viento en un retozo
alegre del placer de ser tu abrigo.

Respétame, soy paño que te enseña
la herencia de una historia que fue hazaña,
y ahora, con vergüenza, se desdeña.

¡No me trates con odio y mala saña!
¡No me quemes, maltrecha, cual vil leña!
Venera mis colores, ¡Soy España!.

© Antonio Pardal Rivas

10-marzo-2007

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER