EPITAFIO

 

 

 

 

 

Nací en Andalucía. El más bello rincón
de todo el universo. Y aquí pasé la vida,
respirando el aroma de mi tierra querida
por la que siempre tuve inmensa adoración.

Orgulloso ostenté el áureo blasón
de haber morado en ella hasta la despedida,
entre sus albos montes y su vega florida,
junto a las blancas playas. Feliz mi corazón,

fue tan dichoso aquí, entre su buena gente,
que cuando me marché a integrarme en lo arcano
mi espíritu quedóse vagando eternamente.

Y sigue en sus cañadas, o libre por el llano,
bañado en las auroras, viviendo alegremente,
lanzando con el viento su cante más lozano.



© Antonio Pardal Rivas

2-03-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER