ALADA MELODÍA

 

 

 

 

 

 

Alada melodía que fascina
cual céfiro suave en el acaso,
fragante de armonías de un parnaso
fulgente en su belleza diamantina.

Es ansia de pasar tras la colina
por sendas que me llevan a un ocaso
sereno, prosiguiendo paso a paso,
inmerso en esta música divina.

Es brisa que me impregna de gran calma
con cánticos que nadie más percibe,
cual dádiva celeste que me envuelve.

Perfume que le da paz a mi alma
llegado ya el momento en que recibe
el hálito de Dios, al que al fin vuelve.


© Antonio Pardal Rivas

20-02-07

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER