NO ME RECHACES, MI AMOR

 

 

 

 

 

 

No me rechaces, mi amor, que me muero.
Nunca desdeñes mi inmensa ternura.
Yo solo quiero sentir la locura
de hacerte mía y decir que te quiero.

No me abandones, mi amor hechicero,
Nunca me quites tu tierna hermosura;
quiero gozar de la suave atadura
de ser por siempre tu fiel compañero.

Sin ti mi alma estará desvalida
como gacela perdida en el monte.
Sin ti no tengo ningún horizonte.

Pues eres orto y ocaso en mi vida.
Eres mi dicha, mi luz y mi gloria,
y solo vivo por ti, mi Victoria.


© Antonio Pardal Rivas

12-02-07

Compartir


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER