PASIÓN

 

 

 

 

 

 

Despacio voy ciñendo su cintura
con trémolo de tiernas sensaciones,
y manos en descensos y ascensiones
por sitios candeales en su albura.

Muy lenta ella se mece con dulzura.
Mis yemas acarician sus pezones.
Alteran su latir los corazones
que, ardientes, no mantienen la cordura.

Sus brazos en mi cuello se entrelazan.
La llama del amor nos enardece.
Su boca, con angustia, se me ofrece.

Los cuerpos con pasión, ciegos se abrazan.
El suyo se me entrega, poco a poco,
y hundido en su belleza acabo loco.


© Antonio Pardal Rivas

02-02-07

Compartir


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER