CAMINANDO

 

 

 

 

 

Hoy siento una tristeza que destruye
a todo el universo y a mi pecho,
carente de cordura, es más, deshecho,
al ver que alrededor todo rebulle.

Presiento que una etapa ya concluye
dejando mi ideal roto y maltrecho.
Amor sembré, mas yo no lo cosecho
y pena y amargura mí alma intuye.

No pretendí jamás ser hombre sabio,
ni excelso, ni maestro, ni poeta.
Constantemente fui por la cuneta.

Quizá vuelva a mis lares, sin agravio,
surcando solitario mi camino,
buscando un hontanar más cristalino.


© Antonio Pardal Rivas

01-02-07

Compartir


 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER