SEFARAD

 

 

 

 

 

Pálida luna que besas la frente
que en el portal de la aljama reposa,
dale calor con tu luz a la hermosa
flor de Israel que recuerda al ausente.

Cuida las ansias de amor que ella siente
mientras escucha la prez cadenciosa
que a Sefarad le recuerda dichosa
y al dulce amor que sintió adolescente.

No la despiertes, mi cálida luna,
que está soñando que aún vive en Toledo,
junto a su esposo querido, cristiano.

Deja que olvide la mala fortuna
de que su padre creyese otro credo,
y que naciese judio y villano.

© Antonio Pardal Rivas

11-12-06

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER