SEMBLANZAS

 

 

 

 

 

¿Donde quedaron aquellos jardines
cuya frescura sentimos unidos,
mientras mirabamos cielos floridos
bajo la brisa de alados confines?

¿Donde quedó el aroma a jazmines
que perfumaba los besos perdidos
de nuestros labios de niños unidos
con la inocencia y amor de alevines?

¡Tiempos felices que raudos pasaron,
y que legaron tan solo añoranzas,
reminiscencias de amores lejanos!

Lloran los ojos al ver que dejaron
dulces vivencias de antiguas semblanzas,
que con dolor recordamos ancianos.

© Antonio Pardal Rivas

09-diciembre-2006

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER