EL OLIVO

 

 

 

 

 

Rugoso con el tronco muy altivo,
situado en un viejo secarral,
como resto de época ancestral,
se eleva solitario un viejo olivo.

Él se siente, a sus años, creativo
y no pierde por nada la moral,
al saberse, al menos, parigual
a otras plantas de ceño despectivo.

Y en la hora feliz de la alborada,
cuando el sol ya calienta la arboleda
y a sus hojas doradas acaricia,

el olivo, con su alma abandonada,
en el yermo erial solo se queda,
produciendo sus frutos con pericia.


© Antonio Pardal Rivas

30-noviembre-2006

Compartir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER