MI APOSENTO

 

 

 

 

 

Cuando mi cuerpo mezclado en el viento
surque la mar con aladas gaviotas
o raudo escale montañas remotas...
en tu memoria tendré mi aposento,

para en las noches gozar de tu aliento
y tus recuerdos con ansias ya rotas,
dandote a ti como cálidas notas
esta grandeza de amor que ahora siento.

Tu alma ha de ser la que guarde escondida,
al releer lo que ahora te canto,
mi pervivencia a tu lado en la vida.

Tu alma ha de ser, sin tristeza ni llanto,
la que me albergue en la pronta partida
y dé calor a mi amor con su manto.

 

© Antonio Pardal Rivas

10-noviembre-2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER