NAVEGANDO

 

 

 

 

 

SONETO EN GAITA GALLEGA

Olas bordando en el agua su encaje
cuando mi barco las surca en la mar,
mientras su quilla se deja escorar
hasta la cota que alcanza el celaje.

Viento que exige abatir en viraje
para después con empuje adrizar,
y capeando a babor, aliviar
de los embates del gran oleaje.

Es cuando mi alma se llena de euforia,
al arrumbar con placer la derrota
que ha de llevarme a la isla escondida.

Es cuando siento en mi pecho la gloria
de contemplar, a estribor, la gaviota
que se ha posado en la jarcia, atrevida.

© Antonio Pardal Rivas

4-noviembre-2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER