A UNA POETA

 

 

 

 

 

Luminosa hermosura la que tu pluma exhala
con arrebol intenso de un bello atardecer,
en que el amor se tiñe de nacarada gala
oculto entre las sombras de un tierno perecer.

Cadencias enhebradas en besos rutilantes
con el aura difusa de una bella canción.
Así suena en el alma tu verso exuberante,
que roza con sus alas la voz del corazón.

Tu canto es la dulzura de un enhelo escondido,
allá en lo más profundo de la sima perdida.
Tu canto es el más bello madrigal que ha salido
de una hechicera mano que sabe amar la vida.

Hermosura exultante de un futuro ignorado
con plétora de flores a las que falta algún
misterio del destino, que nos tiene guardado
el más sublime verso que no has escrito aún...

 

© Antonio Pardal Rivas

3.octubre.2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER