EL AMOR VERDADERO

 

 

 

 

 

El verdadero amor no es absorbente
Tampoco es placentero ni egoísta.
El amor en su esencia es idealista
y se muestra cual llama incandescente.

El verdadero amor siempre es ardiente
y nunca quiere ser protagonista
aún cuando en su existencia es anarquista
pues no soporta cauce ni corriente.

No es el sexo y su fuerza el que lo crea,
impulsando la eterna evolución
del ser que comenzó siendo infusorio.

Es quizá la más grande y pura idea
que ha surgido jamás del corazón
por encima de todo lo accesorio.

&&&&&&&&&&&

-¿Pero qué es el amor, mi dulce Amigo?.
-Ya lo dijo en su día el Hijo del Hombre:
Mostrar la otra mejilla al enemigo...

Dejarlo todo, hasta quedar mendigo,
renunciando feliz hasta a tu nombre,
y ser de su enseñanza un fiel testigo

 

© Antonio Pardal Rivas

2.octubre.2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER