ACECHANZA

 

 

 

 

 

La oscuridad sombría que atenaza
la marcha embarazosa de la vida
marchita deja al alma y aterida
bajo el frío, latente, que amenaza.

Son los demonios de la propia raza
los que hurgan, con saña, entre la herida
de una tierra postrada y aún, dormida,
silenciosa y callada en su mordaza.

¡Ya se acercan los idus del dolor!
¡Se vislumbra a lo lejos la venganza
del que fuera vencido en una guerra!

¡Ya se vuelve a olvidar lo que es amor!
¡Ya se siente muy cerca la acechanza
de la sangre y la muerte en esta tierra!

© Antonio Pardal Rivas

Septiembre-2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER