¡QUE PARIDA...!

 

 

 

 

 

 

Y alienado, río....

Y a veces hasta canto y parezco feliz...
Y compongo, arrogante, protervas poesías,
que a mí me se me figuran dechados de armonía...

Y sueño con bellezas infinitas.

Y busco tenazmente lo hermoso de la vida...
Pues es lugar común que la vida es muy bella.
¡Lo demuestran las flores, el mar y las estrellas...!

¿Y qué?

¿Qué le importa a mi dicha, de la alondra, el gorjeo?
¿Y una puesta de sol, a mí me aporta nada?
¿Y la luna en el cielo, me sirve de consuelo?

Mas sonrío, pues dicen
que en este triste mundo, hay que ser positivo.

Pero a veces pregunto...

¿Ser positivo, qué es?

¿Gozar en un entorno de males y penurias?
¿Decir que todo es bueno, aunque apeste a lujuria?
¿Ver guerras por doquier y, a pesar, seguir riendo?
¿Es acaso olvidar como sufre la gente?
¿No pensar en la infancia que muere lentamente?

Si esto es ser positivo, yo seguiré riendo,
e iré contando a todos que me siento feliz.
Aunque, triste, mi alma, gima y llore por dentro...

Pero quieranlo o no, allá, en lo más profundo,
si alguno repitiese que es hermosa la vida,
mi mente gritará con desprecio rotundo...

¡¡Que parida...!!

 

© Antonio Pardal Rivas

Marzo, 2006

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER