GEMIDO

 

 

 

 

 

 

¡Tiempo dichoso en que necio creía
en la bondad y el amor del amigo!
¡Tiempo feliz el de aquel bello día
que ahora, sangrante mi pecho, maldigo!

¡Cuanta ilusión en mi alma sentía!
¡Cuanta ternura, inocente, entregaba!
¡Como cantaba, soñaba y reía,
mientras el mal, a traición, acechaba!

Ahora me siento cual viles despojos,
de un triste juego que ya ha terminado,
cruel, inhumano, falaz y podrido.

Ahora, por fin, se han abierto mis ojos
a la verdad de este juego malvado,
y con espanto, me fluye un gemido
.

© Antonio Pardal Rivas

Diciembre, 2005

Compartir  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER